2018

Editor:

Tribunal de Cuentas Europeo

Resumen:

En la Unión Europea, la contaminación atmosférica supone el mayor riesgo medioambiental para la salud.

I. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la contaminación atmosférica es el mayor riesgo medioambiental para la salud en la Unión Europea (UE). Cada año causa alrededor de 400 000 muertes prematuras en la UE y genera cientos de miles de millones de euros en costes externos relacionados con la salud. Las personas que viven en las zonas urbanas están especialmente expuestas. Las partículas, el dióxido de nitrógeno y el ozono troposférico son los contaminantes atmosféricos responsables de la mayoría de estas muertes precoces.

II. La Directiva sobre la calidad del aire ambiente de 2008 es el pilar de la política de aire limpio de la UE, puesto que establece las normas de calidad atmosférica relativas a la concentración de contaminantes en el aire que respiramos. En las últimas décadas, las políticas de la UE han contribuido a reducir las emisiones, pero el progreso de la calidad del aire no ha mejorado al mismo ritmo y aún se dan efectos considerables en la salud pública.

¿Qué fiscalizó el Tribunal?

III. En esta auditoría, el Tribunal evaluó la eficacia de las medidas de la UE para proteger la salud humana de la contaminación atmosférica. Para ello, se examinó si i) la Directiva sobre la calidad del aire ambiente se diseñó correctamente para abordar los efectos de la contaminación atmosférica en la salud; ii) los Estados miembros aplicaron eficazmente la Directiva; iii) la Comisión hizo un seguimiento de la aplicación de la Directiva y obligó a cumplirla; iv) la calidad del aire se reflejó adecuadamente en otras políticas de la UE y la financiación europea fue suficiente; y si v) se ha informado bien a los ciudadanos sobre cuestiones de la calidad del aire.

IV. El Tribunal concluyó que las medidas de la UE para proteger la salud humana de la contaminación atmosférica no han tenido los efectos esperados. El ingente coste humano y económico todavía no se ha traducido en medidas adecuadas en toda la UE.

a) Las normas de calidad del aire de la UE se establecieron hace casi veinte años y algunas de ellas son mucho menos estrictas que las directrices de la OMS y el nivel que sugieren los últimos datos científicos sobre los efectos en la salud humana.

b) Pese a haber mejorado la calidad del aire, la mayoría de los Estados miembros no cumplen todavía las normas de la UE al respecto ni han adoptado suficientes medidas eficaces para mejorarla. La contaminación atmosférica puede estar subestimada, ya que es posible que no se vigile en los lugares adecuados. Los planes de calidad del aire —un requisito fundamental de la Directiva sobre la calidad del aire ambiente— a menudo no generaban los resultados previstos.

c) La Comisión se enfrenta a una serie de limitaciones en el seguimiento de los resultados de los Estados miembros. Los posteriores procedimientos de aplicación de medidas coercitivas por parte de la Comisión no podían garantizar que los Estados miembros cumpliesen los límites de calidad del aire establecidos en la Directiva sobre la calidad del aire ambiente. A pesar de que la Comisión interpone acciones legales contra numerosos Estados miembros y logra sentencias favorables, los Estados miembros suelen seguir incumpliendo los límites establecidos sobre la calidad del aire.

d) Numerosas políticas de la UE inciden en la calidad del aire; ahora bien, teniendo en cuenta los notables costes económicos y humanos, el Tribunal considera que ciertas políticas de la Unión todavía no terminan de reflejar correctamente la importancia que tiene mejorar la contaminación atmosférica. El clima y la energía, el transporte, la industria y la agricultura son políticas de la UE con un impacto directo sobre la calidad del aire, y las opciones de aplicarlas pueden ser perjudiciales para la pureza del aire. El Tribunal observó que la financiación directa de la UE para la calidad del aire puede ser de utilidad, pero los proyectos financiados no siempre estaban bien orientados. También se detectaron buenos proyectos, especialmente algunos respaldados por el programa LIFE.

e) La concienciación e información del público desempeñan un papel crucial en la lucha contra la contaminación atmosférica, un problema acuciante de salud pública

Recientemente, los ciudadanos se han involucrado más en las cuestiones de calidad del aire y han recurrido a los tribunales nacionales, que han fallado a favor de su derecho a un aire limpio en varios Estados miembros. Sin embargo, el Tribunal constató que la Directiva sobre la calidad del aire ambiente protege el derecho de los ciudadanos a recurrir a los tribunales de forma menos explícita que otras directivas medioambientales. En ciertas ocasiones, no era clara la información facilitada a los ciudadanos sobre la calidad del aire.

Recomendaciones del Tribunal:

V. En el informe del Tribunal se formulan varias recomendaciones dirigidas a la Comisión con el fin de mejorar la calidad del aire, que comprenden una acción más eficaz por parte de la Comisión, la actualización de la Directiva sobre la calidad del aire ambiente, la prioridad e incorporación de la política de calidad del aire en otras políticas de la UE y el fomento de la concienciación y la información del público.

Ver documento