LA GUÍA
Guía [en construcción] de buenas prácticas para la elaboración de Planes de calidad del Aire para ayuntamientos



Descargar guía en pdf

PASO 4.1. Definir el marco temporal


Tal y como señala la Estrategia de Cambio Climático, Calidad del Aire y Salud de Zaragoza (ECAZ 3.0)[1] para poder establecer unos objetivos realistas y ambiciosos es necesario establecer un marco temporal y un año base respecto al cual compararemos el cumplimiento de las metas. Para fijar estas fechas tenemos que tener en cuenta varios criterios:

  • ¿De qué datos disponemos? Para poder fijar el año base de referencia tendremos que tener en cuenta con qué datos contamos. Este dato va a variar mucho de un municipio a otro y dependerá en gran medida de las estrategias que ya se hayan puesto en la localidad.

  • Además de contar con el planeamiento de nuestra ciudad también es importante el alineamiento con otras políticas externas. Por ejemplo, en Planes que tengan como objetivo actuar frente al cambio climático además de mejorar la calidad del aire se deberá tener en cuenta algunos compromisos como el de la Unión Europea de reducir en conjunto un 20 % sus emisiones respecto a los niveles de 1990 para 2020 o al menos un 40 % menos de emisiones de gases de efecto invernadero en comparación con 1990 para 2030. [2]

Ejemplos, en el Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático del Ayuntamiento de Madrid el año de referencia es 2012 mientras que en la ECAZ 3.0 de Zaragoza se ha considerado el 2005 por ser el año en que se puso en marcha la Estrategia anterior de Calidad del Aire y Cambio Climático y el inventario de emisiones de gases de efecto invernadero en la ciudad.

La mayoría de los Planes de Calidad del Aire tienen un marco temporal de unos 3 a 5 años, aunque también encontramos Planes o Estrategias con objetivos a largo plazo como por ejemplo:

  • Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático del Ayuntamiento de Madrid [3]que plantea dos horizontes: 2020 para la implementación de medidas estructurales y tecnológicas concretas que resulten en una significativa reducción de emisiones exigida por la normativa de calidad de aire; y un horizonte a más largo plazo, 2030, para la necesaria regeneración urbana, transición energética, renovación del parque de vehículos y consolidación de un modelo de ciudad de bajas emisiones que permita la consecución con garantías del conjunto de objetivos del Plan A.

  • Plan de Protection de l’Atmosphère 2017-2025 (PPA) d’Île-de-France [4]aprobado en enero de 2018 y también con dos horizontes: 2020 y 2025.

En el caso de este tipo de Planes con desarrollo a un gran número de años es importante para definir los objetivos plantearse diferentes escenarios. Por ejemplo, ¿cómo habrá evolucionado la población en nuestra ciudad?, ¿con qué tipo de energías podremos contar?, etc.   

 

La relación entre cambio climático y calidad del aire

El informe de la AEMA «Air Quality in Europe - 2017 report», [5]establece la interrelación entre la calidad del aire y el cambio climático. Varios contaminantes del aire también son factores que tienen un impacto en el clima, como el ozono (O3) troposférico en el calentamiento, mientras otros pueden tener un efecto de enfriamiento, como las partículas de carbono orgánico, amonio (NH??), sulfato (SO4-2) y nitrato (NO3).

Además, los cambios en los patrones climáticos pueden alterar el transporte, la dispersión, la deposición y la formación de contaminantes del aire en la atmósfera. Por ejemplo, pueden aumentar o disminuir (según los países) la frecuencia de condiciones anticiclónicas que dan lugar a episodios de contaminación alta. En ese sentido, en función de la climatología de una zona en una determinada época del año, la calidad del aire se ve empeorada por factores que no pueden ser controlados por el ser humano y con una imprevisibilidad acrecentada por el cambio climático.

Por lo tanto, las estrategias para mejorar la calidad del aire deberían ser abordadas de manera conjunta utilizando políticas y medidas a través de un enfoque integrado de políticas públicas, considerando además los efectos en el cambio climático y buscando una compatibilidad entre las políticas de lucha contra el mismo y contra la contaminación atmosférica tanto a largo como a corto plazo, algo que no ha ocurrido en el pasado.

Realizar un Plan de Calidad del Aire y Cambio Climático puede ser una buena manera de integrar ambas acciones.

 

[1]Estrategia de Cambio Climático, Calidad del Aire y Salud de Zaragoza (ECAZ 3.0) http://www.zaragoza.es/sede/portal/medioambiente/ecaz/ [Consultado en diciembre de 2018]
[2] Objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero https://www.miteco.gob.es/es/cambio-climatico/temas/mitigacion-politicas-y-medidas/objetivos.aspx [Consultado en diciembre de 2018]
[3] Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático del Ayuntamiento de Madrid https://www.madrid.es/UnidadesDescentralizadas/Sostenibilidad/CalidadAire/Ficheros/PlanAireyCC_092017.pdf [Consultado en diciembre de 2018]
[4] Plan de Protection de l’Atmosphère 2017-2025 (PPA) d’Île-de-France https://www.maqualitedelair-idf.fr/ [Consultado en enero de 2019]
[5]Informe de la AEMA «Air Quality in Europe - 2017 report» https://www.eea.europa.eu/publications/air-quality-in-europe-2017 [Consultado en noviembre de 2018]

anfac
aelec
edp
ciemat
separ4
bilbao-ayto
iberdrola
enagas
sedigas
Plataforma por un aire limpio

Un reto multinivel, adaptado a cada entorno y que comienza en cada uno

© Copyright 2019. Todos los derechos reservados. Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de cookies

aire limpio


Diseño Páginas Web

Tu privacidad es importante para nosotros

Esta página web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia como usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies y la instalación de las mismas.

SEGUIR NAVEGANDO

Más información