Raquel Martín y Marciano Sánchez han publicado un artículo en la revista ‘Anales de la Pediatría’, en el cual analizan el impacto de la contaminación en los niños, mostrando que durante los meses de mayor polución en Madrid las consultas pediátricas de Atención Primaria por procesos respiratorios aumentaron.

En el estudio ecológico se analizó la demanda en las consultas pediátricas de un centro de salud urbano de Madrid durante 3 años (2013-2015) por bronquiolitis, episodios de broncoespasmo y procesos respiratorios de vías altas. Como variables independientes se estudiaron los valores de contaminación ambiental. Se calcularon coeficientes de correlación y regresión lineal múltiple. Se comparó el promedio de consultas cuando los valores de dióxido de nitrógeno (NO2) eran superiores e inferiores a 40μg/m3.

Resultados del estudio

Durante el periodo de tiempo estudiado hubo un total de 52.322 consultas pediátricas en el centro de salud, de las cuales 6.473 (12,37%) lo fueron por procesos respiratorios. Se encontró correlación positiva entre los niveles de SO2, CO, NO2, NOx, benceno y el número de consultas por procesos respiratorios y negativa con la temperatura y el O3. El número de consultas por enfermedad respiratoria fue significativamente mayor cuando los niveles de NO2 superaban los 40μg/m3. En la regresión lineal múltiple (p<0,0001) solo se mantuvo la relación positiva de las consultas con los niveles de NO2 (3,630; IC 95%: 0,691-6,570) y negativa con la temperatura (−5,957; IC 95%: −8,665 a −3,248).

Conclusiones de los autores 

La contaminación ambiental por NO2 está relacionada con el aumento de la enfermedad respiratoria en la infancia. Los pediatras deberíamos contribuir a propiciar la mejora de la calidad del aire como una importante medida preventiva.

 

FUENTES Y MÁS INFORMACIÓN: