Bajo el lema “Por un planeta #SinContaminación”, el pasado mes de diciembre tuvo lugar en Nairobi (Kenia) la Tercera Sesión de la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEA). En ella, representantes de más de un centenar de gobiernos, comunidad científica, economistas y organizaciones del tercer sector se unieron con el objetivo de poner en común e impulsar nuevas estrategias para combatir la contaminación del aire, el agua y el suelo.

La UNEA representa el espacio de conversación de referencia para el liderazgo de las políticas ambientales a escala global. En la última Cumbre de diciembre, los países adheridos a la Asamblea de la ONU para el Medio Ambiente alcanzaron los siguientes acuerdos para la reducción de la contaminación:

  • Una declaración política sobre contaminación, vinculada a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, y un Informe Ejecutivo con un diagnóstico de la contaminación medioambiental.
  • esoluciones y decisiones adoptadas en paralelo entre diversos Estados Miembros para abordar dimensiones específicas de la contaminación.
  • La creación de un movimiento abierto a todas las organizaciones y personas, el Compromiso por un Planeta Limpio, en el que se recogen multitud de acciones públicas para reducir y acabar con la contaminación en todas sus formas.

Nuestro objetivo colectivo debe ser un planeta libre de contaminación

Edgar Gutiérrez-EzpeletaPresidente de la UNEA-3
Según informes de las propias Naciones Unidas, la contaminación del aire está ligada de forma directa a 6,5 millones de muertes cada año. Un problema a escala global motivado, en parte, porque más del 80% de las ciudades no cumple con los estándares de salud de la ONU sobre calidad del aire.

“Para ir hacia un futuro sostenible y libre de polución necesitamos una alianza más amplia de todos los actores, una que trascienda las tradicionales divisiones entre los ambientalistas y la industria”, señaló Jochen Flasbarth, secretario alemán de Medio Ambiente.

La UNEA

La Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente se constituyó formalmente en el año 2013, habiendo sido hasta entonces un Programa dentro del marco de trabajo de la Secretaría General de las Naciones Unidas. En este sentido, el reglamento por el que se rige le confiere capacidades ejecutivas reales para impulsar acuerdos a escala global en todo cuanto afecta a la mejora del medio ambiente.

Desde entonces, UN Environment realiza un intensivo trabajo en este campo, con la publicación de un Informe Anual sobre el Medio Ambiente a escala global, dedicando un apartado específico a la calidad del aire.